25/8/09

Ideas de Crack (de haberlo fumado, claro): Capítulo I

Puestos a retomar el blog, se inicia hoy una nueva sección, dedicada a todas esas mentes pensantes que, con sus ocurrencias, me dejan el culo torcío. Hoy el pato se lo lleva el genio que bautizó este negocio:Sí, te abla. Es decir, te elimina tejido de cualquier parte de los genitales femeninos por razones culturales, religiosas o cualquier otra no médica.

Ante la sorpresa que me causó el hallazgo, traté de deducir qué tipo de servicios ofrecían estos señores y vinieron a mi mente algunos productos que casaban con lo que exponía el cartel: Bolas chinas de esparto, Crema depilatoria íntima"extra fuerte", Sillas de montar con base de rallador de queso o Compresas con alas "extra lija". Todo cuadraba, era la última consecuencia de la globalización y de la inmigración masiva desde África, primero habían sido los Mcdonalds, luego los locutorios, las tiendas chinas, el shushi, los kebabs, Mercadona y,ahora, se culminaba el intercambio cultural con este nuevo comercio. Fue entonces cuando me percaté de que había pasado por alto un pequeño detalle: la ablación es una práctica intensamente perseguida por las organizaciones defensoras de los derechos humanos. Confundido, levante la vista y comprobé que se trataba de una tienda de telefonía móvil, rompiendo así las fantasías psico-sadomasoquistas que la mejor parte de mí había imaginado.

Tras la reflexión, me di cuenta de que el cartel pretendía imitar el lenguaje abreviado que utilizan los jóvenes en los SMS, buscando así un enfoque comercial "+ molón" o "top nroyado" y renunciando, al mismo tiempo, al grupo de mercado constituido por las jóvenes féminas del continente vecino.

4 comentarios:

Josep dijo...

Ablaciones Mohammed
Hortojrafia Löppez

qualsevol de les dues va bé

Guillermo dijo...

Si lo que pretendían imitar era el lenguaje abreviado, ¿por qué no quitaron la "e"? en ese caso ¿lo confundiría la gente con otro tipo de negocio en el que vendieran tablas?

Modgi dijo...

ya que lo dices, tiene que ser jodido casarte con un musulman y que, llegando a casa después de un duro día de yihad, te diga: Cariño, tenemos que ablar.

Haller dijo...

Buena visión comercial Josep, yo había pensado en expandir el negocio al terreno de las circuncisiones con negocios como "El Rabino sin gorro.""cut & go"

Interesante reflexión Guillermo, eso demuestra lo cabroncete q era el creativo.

Sr.Modgi, hay que exportar el formato "matrimoniadas" para hacer la adaptación de su comentario.